Plataforma Argentina contra la Impunidad
Derechos Humanos

Olga Arédez recibió el premio "Azucena Villaflor de Devincenti"

Nunca antes un gobierno democático dió tanto apoyo a los DD HH
Miércoles 15 de diciembre de 2004.

El presidente Néstor Kirchner, afirmó que para alcanzar la Justicia no debe existir el odio, la venganza ni el rencor que divida a la sociedad, lo que permitirá definitivamente no convivir con la impunidad, al entregar los premios "Azucena Villaflor de Devincenti" a la dirigente social Olga Márquez de Arédez y al Obispo Emérito de Viedma, monseñor Esteban Hesayne, por su destacada labor en defensa de los derechos humanos.
JPEG - 47.1 KB

Olga Arédez recibe el premio Azucena Villaflor de Devicenti de manos del Presidente Kirchner


Kirchner subrayó que "creo profundamente en el amor, en los sueños y en las ilusiones. Me enseñaron a creer profundamente en el Justicia, que no es ni odio, ni venganza, ni rencor, ni dividir a la sociedad. La Justicia es marcar ese punto donde una sociedad definitivamente decide no convivir con la impunidad".

Añadió que "el no convivir con la impunidad es la reconciliación con verdad y con justicia. Por eso, este premio que lleva un nombre tan digno, marca un rumbo ético, un camino y un ejemplo".

En otro tramo de su mensaje, el primer mandatario sostuvo que "la justicia está llegando por medio de la Constitución, de la ley, del respeto a la pluralidad, a los derechos humanos, sin venganza, sin atropello, sin secuestro, sin tortura y sin desaparición. La justicia está llegando para aquellos, que aquel día en nombre de la vida secuestraron a un grupo de Madres, entre ellas a Azucena, y está llegando como ella hubiera querido, en la ley, en democracia y en convivencia".

El jefe de Estado dijo que haber escuchado el testimonio de monseñor Hesayne "reconforta" porque entre todos han generado este “punto de inflexión histórico”, y convocó a todas las instituciones del país para "lograr la solución definitiva de este tema, generando una nueva cultura, un nuevo estado de conciencia, mirando las cosas tal cual son".

Mas adelante Kirchner instó a "ir cualificándonos, ir mejorando día tras día, y seguramente en ese sueño que tuvieron muchas generaciones en la Argentina y que las tienen hoy, que es volver a construir colectivamente un país, vamos a poder consolidar los sueños de los que están y los que no están".

El premio "Azucena Villaflor de Devincenti", instituido por este Gobierno en 2003 por iniciativa del propio jefe de Estado, lleva el nombre de la fundadora de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, desaparecida en 1977.

La distinción recayó en la dirigente social Olga Márquez de Arédez, esposa del médico Luis Arédez, desaparecido durante la última dictadura, por haber llevado adelante "una incansable lucha en reclamo de justicia y memoria por los desaparecidos del norte argentino".

JPEG - 61 KB

Olga celebra el premio ante los aplausos del Presidente


También la recibió (correspondiente al año 2003) el Obispo Emérito de Viedma, monseñor Esteban Hesayne, uno de los miembros de la Iglesia Católica reconocido por haber denunciado, demandado y advertido sobre los hechos aberrantes que se produjeron durante la pasada dictadura militar.

En su alocución, monseñor Hesayne, agradeció al jefe de Estado la distinción recibida, expresando que "me siento como una gotita de agua en la cresta de una ola; la fuerza de esa ola es la que ha llevado a la gotita arriba".

Manifestó que estuvo pensando mucho en los últimos días acerca de este premio y sobre todo en quienes dieron la vida por defender los derechos humanos. Al respecto, dijo que "esos sí merecen el reconocimiento eterno de todos nosotros".

También recordó a la fundadora de las Madres de Plaza de Mayo, Azucena Villaflor de Devincenti, y a todos aquellos que "durante estos años, con sus vidas, han dado lo que tenían que dar y mucho mas, en defensa de los derechos humanos".

Por su parte, la dirigente social Olga Márquez de Arédez señaló su profundo agradecimiento al primer mandatario por la distinción otorgada, al tiempo que indicó que eso le da mayor impulso para continuar trabajando en procura de alcanzar la verdad y la justicia.

Tras reconocer que se siente una persona mayor, no decae su espíritu ni su ánimo para continuar en la lucha, en la que se siente muy acompañada por un numeroso grupo de jóvenes que están consustanciados con la defensa de los derechos humanos.

Del acto, desarrollado en el Salón Blanco de Casa de Gobierno, tomaron parte la senadora Nacional, Cristina Fernández; los ministros de Educación, Daniel Filmus; de Interior, Aníbal Fernández; de Justicia, Horacio Rosatti; los secretarios General de la Presidencia, Oscar Parrilli; de Legal y Técnica, Carlos Zannini; y de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde; y representantes de organizaciones sociales y de derechos humanos.


Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje