Plataforma Argentina contra la Impunidad
Derechos Humanos

El asesinato de la dirigente de AMMAR aún sin responsables

Por: Elena Luz González Bazán (especial para Argenpress.info)
Martes 1ro de febrero de 2005.

A un año del asesinato sin responsables de la dirigente de AMMAR, Sandra Cabrera de Rosario, provincia de Santa Fe .

’Los casos de secuestros de chicos ricos se esclarecen, pero la muerte de una compañera, no. Se ve que en el país no hay justicia para los pobres’. Elena Reynaga

El 27 de enero pasado se cumplió un año del asesinato de Sandra Cabrera, Secretaria General de la Asociación Mujeres Meretrices de la Argentina, seccional Rosario, su titular a nivel nacional, Elena Reynaga manifestó hace dos meses cuando fue liberado el oficial de la Policía Federal Diego Paryluczyk, involucrado en el asesinato, que la justicia solo está para los ricos. No hay justicia para los pobres.

Por otro lado la Sala I de la Cámara Penal revocó el procesamiento del único detenido por el crimen de Sandra Cabrera, dejando impune el asesinato de la dirigente femenina.

La secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR), Elena Reynaga, dijo que está ’convencida’ de que el oficial de la Policía Federal Diego Parvluczyk ’está involucrado’ en la muerte de Sandra Cabrera, y que además, ’es la punta de una gran mafia que hay en toda la provincia’ de Santa Fe.

Por otro lado la abogada de AMMAR, María Eugenia Caggiano cuestionó a la Sala I porque hizo: ¨una valoración subjetiva de las pruebas, algunas de las cuales se tomaron a la ligera mientras otras ni siquiera fueron tomadas en cuenta’. En este sentido señaló ’la testimonial de una vecina de la víctima que pudo establecer con precisión las últimas horas de vida de Cabrera’.

El juez de instrucción Carlos Carbone sostuvo que el tribunal de alzada, ’sólo revisó los pasos judiciales hasta el procesamiento, después del cual hemos obtenido otros elementos de valor para la causa’.

Por otro lado la abogada María Eugenia Caggiano criticó además ’la actitud descalificadora que tuvieron los camaristas con los testimonios de las dos compañeras de Sandra, sobre todo la de Estela Lista a la que señalaron como de personalidad conflictiva y fabuladora’. La abogada sostuvo que la Sala I lo que hizo fue adoptar en su totalidad los argumentos de la defensa, y ese sin duda no es su rol, sostuvo.

El crimen de Sandra Cabrera

El cuerpo de Sandra Cabrera, asesinada con un balazo en la nuca, cerca de la estación de ómnibus de la ciudad de Rosario, fue encontrado en la madrugada del 27 de enero del 2004. Sandra era la Secretaria General de la Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas - AMMAR, y entre sus actividades había iniciado una campaña contra el maltrato que sufrían las mujeres que trabajan en la prostitución por parte de la policía, además de las coimas y los abusos que se veían y ven compelidas. Sandra había recibido amenazas de muerte en varias oportunidades.

Obviamente para las asociadas a AMMAR no quedó dudas de donde venía la bala asesina, ya que posteriormente recibieron un mensaje que les decían: ’no sigan denunciando a la Policía’.

La situación de persecución en Rosario, el gran cordón industrial despedazado a pura desocupación, hambre y represión se ha realizado con la actitud impune de los medios represivos: policía de Rosario y fuerzas de seguridad y armadas en general. Las historias de la represión en Rosario y todo Santa Fe cuentan con centros de tortura, muerte y desaparición aún no precisadas, con la complicidad de los gobiernos militares y actuales civiles, donde no se aclaran los niveles de impunidad que 21 años de democracia siguen en esta provincia argentina.

El Comité Latinoamericano para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM), a través de un comunicado repudió este asesinato y consideró que las amenazas que sigue recibiendo esta organización, es un hecho muy grave, que pone en evidencia a la Policía de Rosario. Esta organización Latinoamericana exigió en varias oportunidades el esclarecimiento del asesinato de Sandra Cabrera, la realidad es la total impunidad. ’Solicitamos al Gobernador Jorge Obeid y al Ministro de Gobierno que se tomen las medidas urgentes para obtener esos resultados:

- No más exacciones a las mujeres, travestís, niñas y niños en situación de prostitución!!
- Que se desmonte el sistema de exacción ilegal, comenzando por la disolución de moralidad publica. El cuidado de la moral de la ciudadanía santafesina no puede depender de señores que sacan plata a meretrices.
- Inmediato esclarecimiento del crimen de Sandra Cabrera’.

A pesar de estos pedidos realizados a principio del 2004 y en otros momentos, la Sala I, en el mes de noviembre dejó libre al policía de la Federal Diego Paryluczyk.

Quien era Sandra Cabrera

El periodista Carlos del Frade, cuenta en su libro Matar para robar, luchar para vivir que Sandra era una luchadora social. Su origen era de la provincia de San Juan, hacía una década que había llegado a Rosario y allí trabajaba en la calle, el abuso de la policía y los fiolos es muy grande, por lo tanto hacia principios del siglo estas mujeres comenzaron una larga discusión entre reivindicarse como prostitutas o trabajadoras sexuales, situación que sigue su curso, entre las distintas asociaciones, pero a partir de esta realidad se asociaron a la CTA Central de Trabajadores Argentinos y comenzaron una lucha por brindar asesoramiento integral y defensa de las mujeres que deben trabajar en la calle.

Como titular de AMMAR - Rosario ofrecieron el respaldo ante los abusos de todo tipo y también asesoramiento médico y de salud, sobre todo por la trasmisión de enfermedades.

Fines del 2001 fue el pico de una situación de crisis en la Argentina y las trabajadoras sexuales o meretrices corrieron con esta realidad, empobrecimiento y hambre. No había dinero en la calle, se secó, y las mujeres que hace décadas soportan como ninguna las injusticias del sistema y del modelo del ¨derrame¨ quedaron prácticamente hambrientas.

Sandra Cabrera con sus 32 años y una hija de 7 años, Macarena, gestionó cajas de alimentos para sus compañeras: ¨Había muchas compañeras que no tenían nada para comer¨, afirmaba Sandra en aquel 24 de diciembre del 2001, se repartieron los alimentos desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche, estaba cansada y no pudo festejar con su hija la llegada de la Navidad, pero recuerda que su hija le dijo: ¨que me quedara tranquila, porque gracias a lo que habíamos hecho el día anterior muchas compañeras habían tenido con que festejar¨.

Sandra Cabrera que trabajaba en la zona de la Terminal, fue golpeada por patovicas de un boliche y los denominados fiolos.

Sandra siguió su lucha en el sindicato, por un reconocimiento como organización, con estatutos, obra social y reconocimiento del estado. Todo este trabajo lo hizo conectada posteriormente con AMMAR nacional. Sus denuncias tuvieron una respuesta el 27 de enero del 2004.

Para aquellos que hoy se horrorizan porque el nuevo Código Contravencional no asegura ¨moralidad¨ en los parques de Palermo, hay que preguntarse, porqué no se asegura trabajo digno para estas mujeres y una vida digna para su prole.

La desocupación, el hambre y las teorías del derrame golpearon fuertemente a la familia, y esencialmente a las mujeres que siguieron el camino de sostener los vínculos familiares.

No se puede seguir horrorizados por el ofrecimiento sexual en la vía pública, hay que preguntarse cuantos de estos ¨sacerdotes de la moralidad¨ sacan a sus hijos de la pantalla de la TV cuando las modelos top hacen todo tipo de exhibicionismo en las horas de protección al menor. O cortan los cables de la PC cuando se conectan al 0600, o concurren a los denominados cyber, donde los chicos hacen de las suyas... O bien no dicen nada cuando en los kioscos se lucen estas mismas mujeres, que avergüenzan al género femenino, luciendo siliconas y no. Por otro lado no se los ha escuchado rezongar sobre los concursos de glúteos que se han realizado en todas las playas veraniegas, muchas nalgas y poco cerebro deberían tener por título. Pero de esto no se habla.

La hipocresía es una esencia introducida en la sociedad cuando la mediocridad no deja mirar otra cosa.

No nos podemos quejar de las mujeres en Afganistán por sus rostros tapados, aquí más que rostros tapados, tienen traseros descubiertos y como son top del momento ninguno dice nada. En otros momentos históricos, muchas de estas mujeres de la farándula y el espectáculo también alquilaron caro sus cuerpos y no tuvieron empacho de entregarse a cuanto represor pagó por sus servicios.

Sandra Cabrera era una mujer, trabajadora y madre. A Macarena los sicarios la dejaron sin mamá, sería bueno reflexionar.

Como sostiene el Código Contravencional no se debe discriminar, sería bueno comenzar...

’Cuánta injusticia tenemos que soportar, cuánta impunidad tenemos. Leyendo la historia, porque uno se ha tenido que preparar en esto, y leyendo los libros, creo que nosotras estamos igual que en los años 30. No puedo creer que pasen estas cosas; no sé qué es lo que quieren; hay gente que por cortar las rutas está presa, y resulta que este señor mató a nuestra compañera y lo liberan. No sé qué clase de justicia tenemos’. Elena Reynaga


Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje