Plataforma Argentina contra la Impunidad
Derechos Humanos

El convoy de los 927

Domingo, 6 de febrero a las 23 horas en Documentos TV, en La 2
Jueves 3 de febrero de 2005.

El primer tren que partió de Europa Occidental hacia un campo de exterminio nazo llevaba a bordo 927 españoles.

Difunde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

Con motivo del sexagésimo aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial y la liberación de los prisioneros de los campos de concentración, el programa "Documentos TV", dirigido y presentado por Pedro Erquicia dedica el reportaje "El convoy de los 927" a los españoles que vivieron y murieron en Mauthausen

El 5 de mayo de 1945 las tropas aliadas liberaban a los prisioneros del campo de concentración de Mauthausen, en Austria. En ese campo es donde los nazis dieron muerte a casi 150.000 prisioneros, de los que 409 eran españoles. Este es el punto de partida del documental "El convoy de los 927" con guión de Montse Armengou y realización de Ricard Belis, que emite "Documentos TV.

El inicio del horror

Acabada la Guerra Civil española, 24 de agosto de 1940 un tren con 927 refugiados españoles salía de la estación de Angulema, en la región francesa de la Charente. Las tropas alemanas de Hitler habían conseguido dividir en dos a Francia. Los refugiados creían que los llevaban a la zona no ocupada, pero pronto se dieron cuenta de que iban hacia el Norte. Cuatro días más tarde llegaron al pueblo de Mauthausen, en Austria.

Una vez que el convoy llegó a Mauthausen, los soldados alemanes obligaron a bajarse a los varones mayores de 13 años. Del tren bajaron 470 que fueron recluidas en el campo, de ellas murieron 409.

Reviviendo el horror

"Documentos TV" revive esta dramática historia que ha quedado velada bajo el olvido y el silencio generalizado que envuelven a las víctimas del franquismo. Los pocos que se salvaron no pudieron volver a la España de Franco o lo tuvieron que hacer en silencio.

"El convoy de los 927" recoge el testimonio de una treintena de supervivientes, tanto de los que acabaron en Mauthausen como los que regresaron a España, así como de refugiados que no llegaron a subir al tren en Angulema.

Félix Quesada, uno de los supervivientes declara compungido: "Al llegar a Mauthausen, Frank Ziereis, el director del campo, nos dijo a todos los que estábamos allí que no saldríamos por la puerta, que saldríamos por la chimenea del crematorio".

Los españoles deportados desde Angulema fueron los primeros en llegar al campo de concentración. Fueron los primeros en sufrir las consecuencias de la ira de los nazis, en un momento en que ni los judíos ni los rusos habían llegado todavía para ser objeto de su locura exterminadora. Este convoy fue el primer tren de deportados de toda Europa occidental, cargado con familias enteras con destino a un campo de exterminio nazi, a los que se les consideró "apátridas". Esto se produce cuando Ramón Serrano Súñer, el ministro de Exteriores de Franco, decide desentenderse de ellos. Los documentos encontrados prueban que las autoridades nazis preguntaron a sus homólogos españoles qué debían hacer con los "dos mil rojos españoles de Angulema". El Gobierno de Franco nunca se molestó en ocuparse de este asunto y ni siquiera contestó.

Para la realización de este documental, rodado en Francia, Austria y España, se ha consultado y utilizado fondos documentales de 21 archivos españoles, europeos y norteamericanos.

El convoy de los 927

El 24 de agosto de 1940 un tren con 927 refugiados españoles- muchos de ellos catalanes- salía de la estación de Angouleme, en la región francesa de la Charente. Las tropas alemanas de Hitler acababan de dividir Francia en dos, y los refugiados creían que los llevaban a la zona no ocupada. Pero pronto se dieron cuenta de que iban hacia el norte. Cuatro días más tarde, llegaron al pueblo de Mauthausen. No les sonaba de nada el nombre de un campo de concentración que, en unos años, sería uno de los símbolos del holocausto y el exterminio. En aquel lugar se produjo una dramática separación: los soldados alemanes obligaron a apearse a los hombres, a partir de los 13 años de edad, sin importa que se tratara de ancianos o niños. Era el inicio de la tragedia.

470 personas quedaron prisioneras en el campo de Mauthausen. De éstas, el 87 por ciento murieron. Los 457 restantes, mujeres y niños pequeños, iniciaron un largo recorrido de vuelta. A la desesperación de ver como los hombres habían sido arrancados de sus brazos se añadía la incertidumbre de no conocer su destino final. La parada en un campo de concentración femenino- que podría haber sido Ravensbrück- hacía temer lo peor. Finalmente, y después de 18 días de viaje en condiciones infames, las mujeres y los niños fueron devueltos a la España de Franco, el lugar del que habían huido al acabar la Guerra Civil. Allí les espera prisión, persecución y la angustia de no poder saber de sus familiares dejados en Mauthausen.

Los españoles fueron los primeros en llegar al campo de concentración. De hecho podría decirse que ellos lo construyeron. Y también fueron los primeros de sufrir las consecuencias de la ira de los nazis: en un momento en que ni los judíos ni los rusos habían llegado todavía para ser objeto de su locura exterminadora. Pero los que sobrevivieron no callaron. Los más jóvenes de este convoy formarían parte del comando de los "Poschacer"; piezas clave para sacar al exterior los clichés y fotografías de Francesc Boix, que fueron aportadas como pruebas fundamentales de las crueldades de los nazis en el juicio de Nuremberg.

Este convoy fue el primer tren de deportados de toda Europa occidental, cargado con familias enteras con destinación a un campo de exterminio nazi. Población civil, refugiados en estado puro, que serían considerados "apátridas" cuando el ministro de Franco, Ramon Serrano Suñer decidió desatenderse de ellos. La documentación encontrada prueba que, en cuatro ocasiones, las autoridades nazis preguntaron a sus homólogos españoles que debían hacer con los "dos mil rojos españoles de Angouleme". No se molestaron nunca en contestar, a pesar que sabían que la mitad de los pasajeros fueron a parar a Mauthausen. Algunos documentos tienen una nota manuscrita al margen en la que se pide que se archive el asunto, "puesto que no parece oportuno hacer nada al respecto". La historia de este convoy ha quedado escondida bajo el olvido y el silencio generalizado que envuelve a las víctimas del franquismo. Además, la potencia del recuerdo de colectivos como el judío, ha acabado de arrinconar la tragedia de estos españoles que murieron en los campos de concentración alemanes.

Los pocos que se salvaron, no pudieron volver a la España de Franco o lo tuvieron que hacer callando. Tal vez en este silencio y en este olvido podemos encontrar una explicación en los brotes neonazi y fascistas cada día más frecuentes. A lo mejor, el hecho que no haya ningún monumento en homenaje a estos compatriotas nos tendría que hacer temer que se cumpla aquello que dice que quien no conoce su historia, corre el riesgo de repetirla.

El reportaje ha recopilado los testimonios de una treintena de supervivientes del convoy, tanto de los que terminaron en Mauthausen, como los que volvieron a España, así como de refugiados en Angouleme que se salvaron de subir al tren. El rodaje se ha hecho en Francia, Austria y España y se han consultado una veintena de archivos españoles, europeos y norte-americanos.


Un reportaje de Montse Armengou.

Realización: Ricard Belis.

Imagen: Walter Ojeda.

ENG: Eduard Quesada

Documentación: Montse Bailac

Producción: Muntsa Tarrés y Meritxell Ribas.

Montaje: M. Josep Tubella.

Montaje musical: Albert Carlota.

Postproducción de audio: Carles García

Testimonios

Jesús Tello

Cuando te encerraban en el vagón del tren, ya perdías tu personalidad, ya no eras libre. Ya hacían de ti lo que les daba la gana, ya no tenías nombre, ya eras un número.

Luisa Ramos

Yo creo que los franceses sabían dónde nos llevaban. Ellos eran responsables de nosotros desde el momento que nos acogieron en su país y dejaron que se nos llevaran como animales. ¡Por Dios bendito, que había muchos niños!. En el tren íbamos hacinados como bestias. Nos metieron en ese vagón y no podíamos salir ni para hacer las necesidades.

Felix Quesada

Al llegar a Mauthausen, Frank Ziereis, el director del campo, nos dijo a todos los que estábamos allí que no saldríamos por la puerta, que saldríamos por la chimenea del crematorio.

Joaquim Valcells

Cuando el tren se pone en marcha otra vez, abandonando a los hombres en Mauthausen, el clamor que hay de llantos y gritos es una cosa que no se puede describir. Cada vez que lo pienso, tiemblo.

Ramiro Santiesteban

La cantera donde trabajábamos estaba en un agujero. Había un despeñadero que debía hacer más de 50 metros de alto. Los SS despeñaban presos por ahí. Cuando uno duerme en una barraca, como yo he dormido, enfrente del crematorio, y durante toda la noche ves salir las llamas por la chimenea, la moral está muy baja.

José Alcubierre

¿Sabe usted lo que es acostarse con uno, estar hablando con él: "¡Ay, estoy cansado, tal y cual", y al día siguiente decirle: "¡Venga despierta!" y encontrarle muerto?

Jesús Ramos

Al llegar a Asturias tuvimos un recibimiento en la estación de la gente de derechas esperando que bajáramos del tren diciendo: "¡Aquí llegan los rojos, ahí llegan los asesinos!" Éramos mujeres y niños. Si esto tiene explicación yo no la entiendo.

Pablo Escribano

Es una página de la historia de España. España no ha hecho nada con sus hijos. No necesitamos monumentos por todos los sitios, pero sí un reconocimiento por nuestra lucha por la libertad. Y eso no se ha hecho todavía.


Enlaces:

Documentos TV

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica


Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje