Plataforma Argentina contra la Impunidad
Justicia

Represor atrapado en Madrid

Viernes 10 de febrero de 2006.

El ex coronel, acusado por 161 crímenes de la última dictadura, llevaba 20 años en España. El juez Rafecas tramita su extradición.

Taddei, preso por su papel en tres centros clandestinos. Recortar esta nota y guardarla Versión para imprimir Enviar por mail Aumentar Default Disminuir

La policía española detuvo en Madrid al represor Ricardo Taddei, quien se encontraba prófugo en una causa que investiga los delitos cometidos durante la última dictadura militar en la jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército. “El padre”, como lo llamaban cuando era coronel, vivía en Europa desde hace veinte años, eludiendo la orden de captura de la Justicia porteña por 161 casos de tortura y privación ilegítima de la libertad en los centros clandestinos El Atlético, El Banco y El Olimpo. Actualmente está a disposición de los tribunales ibéricos, pero el juez federal Daniel Rafecas enviará hoy el pedido de extradición para que sea trasladado al país.

Según informaron Interpol y la Dirección General de la Policía española, Taddei fue detenido en su departamento en el centro de Madrid, una ciudad por la que, según presume la Justicia, habría caminado como si nada durante los últimos veinte años. En Argentina pesa sobre él una acusación por 161 casos de violaciones a los derechos humanos, en el marco de la causa que investiga los crímenes cometidos en la jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército. Ante la sospecha de que se había fugado del país, hace unos meses el juez Rafecas dispuso su captura internacional.

Luego de cumplir funciones como policía de la Federal durante 18 años, Taddei se dio de baja para ingresar al Primer Cuerpo. Con el grado de coronel pasó a integrar los servicios de inteligencia militar, uno de los sectores más comprometidos con el terrorismo de Estado. Según lo dicho por la misma fuerza, el militar estuvo siempre ligado “con especialidades en la lucha antisubversiva, dedicada principalmente a grupos de extrema izquierda”. A partir de 1976, esas funciones tuvieron un destino concreto: los centros clandestinos El Atlético, El Banco y El Olimpo. Allí fue visto por varios testigos, que también lo identificaron al frente de numerosos operativos de secuestro. Para agregar antecedentes a su prontuario, en 1979 apareció involucrado en el secuestro del empresario Osvaldo Sivak, junto con los subcomisarios José Ahmed y Alfredo Vidal, y el capitán Rafael López Fader, condenado a cinco años de prisión.

Rufino Almeida, actual integrante de la Asociación Ex Detenidos Desaparecidos y testigo en la causa del Primer Cuerpo, recuerda que Taddei fue el que irrumpió en su casa cuando lo secuestraron junto a su mujer en junio de 1978. “Era muy temprano a la mañana. Mi cuñado estaba saliendo para la escuela y cuando abre la puerta lo primero que vimos fue su revólver encañonándome. Eran como diez y entre ellos también estaba Juan Antonio “Colores” Del Cerro. Pero me acuerdo que me llamó la atención que Taddei era uno de los más grandes y les daba órdenes a los demás”, relató a Página/12. Almeida y su mujer fueron liberados un mes más tarde. “Hoy vi su imagen en la televisión. Te deja un sabor amargo pensar que pasaron treinta años y todavía esperamos a que se haga justicia”, agregó.

Con el arresto de Taddei, se completó la lista de represores detenidos por orden de Rafecas por su actuación en los tres centros que integraron el circuito represivo de la Superintendencia de Seguridad Federal. Roberto Antonio Rosa, involucrado en la causa y conocido por el escándalo que ligó al juez federal Norberto Oyarbide con una red de protección de prostíbulos, también estaba prófugo pero fue hallado en octubre. En total fueron arrestados cuatro miembros de Gendarmería y siete de la Federal, incluido el subcomisario Samuel Miara.

“El padre” no es el único represor que no ha podido escapar de la Justicia en España. Con él, ya son cuatro los detenidos. Entre ellos se encuentran los ex capitanes, Adolfo Scilingo, sentenciado a 640 años de prisión por terrorismo y torturas, y Ricardo Miguel Cavallo, actualmente procesado con un pedido de condena de 17.010 años de prisión realizado por la fiscalía española. Taddei no correrá la misma suerte. Actualmente quedó a cargo de la Guardia de la Audiencia Nacional en Madrid pero está a la espera para ser trasladado al país. Rafecas adelantó a este diario que hoy ya elevará el pedido de extradición para que se agilicen los trámites, con lo que en unos meses el ex policía tendría que pasar sus días en la cárcel de Devoto.


Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje