Plataforma Argentina contra la Impunidad
Justicia

Fernando Federico Delgado está prófugo la Juisticia

Viernes 26 de septiembre de 2008.

La Comisión por los Juicios Verdad Justicia y Memoria - Mar del Plata informa que recompensará la información sobre el paradero del civil Fernando Federico Delgado, miembro de la CNU, implicado en la causa que tramita el Juzgado Federal Nº 3 de Mar del Plata.

LA JUSTICIA LO BUSCA DESDE MAYO DE 2007

Se trata de Fernando Federico Delgado, quien está acusado del secuestro del periodista Amilcar González durante la última dictadura cívico militar. La información sobre otros dos represores también tiene precio.

A través de tres resoluciones firmadas por el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández comenzó a funcionar el sistema de recompensas para quien aporte información que ayude a las detenciones de los represores Fernando Federico Delgado, el capitán de fragata Raúl Vildoza y del suboficial del servicio penitenciario Néstor Norberto Celdón.

La Ley 26.375, promulgada el 29 de mayo pasado, creó un Fondo de Recompensas para la localización de represores prófugos. Hasta el momento, la única recompensa que se había ofrecido había sido para dar con el paradero del represor Julián "Laucha" Corres, luego de su fuga el 25 de julio pasado de la delegación de la Policía Federal de Bahía Blanca, donde cumplía prisión preventiva por delitos de lesa humanidad.

La puesta en marcha del Fondo de Recompensas era reclamada por organizaciones de derechos humanos, entre ellas el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que contabilizó un total de 40 prófugos en causas por violaciones a los derechos humanos.

Las tres resoluciones publicadas ayer en el Boletín Oficial, que llevan la firma del ministro Aníbal Fernández, establecen compensaciones de 100 mil pesos a quienes aporten "elementos fehacientes" que permitan dar con el paradero y luego detener a los represores Fernando Federico Delgado, Jorge Raúl Vildoza y Néstor Norberto Cendón.

Delgado, es un marplatense que formó parte de la agrupación de ultraderecha Concentración Nacional Universitaria (CNU) y que integró el aparato represivo del Estado durante la última dictadura cívico militar. La justicia ordenó su captura el 14 de mayo del año pasado por su participación en el secuestro del periodista y ex titular del sindicato de prensa local, Amilcar González, el 25 de marzo de 1976.

El represor Vildoza no sólo tiene pedido de captura en la megacausa ESMA desde septiembre de 2003, sino que también su captura fue ordenada por la jueza federal María Servini de Cubría por la apropiación de un menor.

De hecho, los análisis de ADN permitieron establecer que el niño que Vildoza y su esposa habían anotado como propio en 1977 era en realidad hijo de Hugo Reynaldo Penino y Cecilia Viñas de Penino, una pareja secuestrada el 13 de julio de 1977, cuando la mujer estaba embarazada de siete meses.

En tanto, sobre Néstor Cendón, suboficial del Servicio Penitenciario Federal e integrante del grupo de tareas de El Vesubio y la ESMA, pesa desde febrero del 2006 un pedido de captura en el marco de la megacausa que investiga delitos de lesa humanidad cometidos en el ámbito del Primer Cuerpo del Ejército.

"¿Quien es el de Télam?", el secuestro de Amilcar

El periodista José Luis Ponsico, el 23 de abril del 2001, declaró en el Juicio por la Verdad y nombró a Delgado como el jefe de la patota que secuestró a Amilcar González. Aquel día frente al Tribunal oral federal 1 contó que la tarde del 25 de marzo de 1976 se encontraba en el Ministerio de Trabajo junto con González y otra gente del sindicato de prensa cuando cayó una patota para secuestrar a González. Apareció un muchacho joven, de civil y con un fusil FAL en la mano preguntó: "¿Quién es Vairo? ". Una persona, que era la que dirigía el procedimiento, preguntó desde atrás por el de Télam. Entonces González contestó "soy yo". Con el tiempo Ponsico supo que el primero se llamaba Nicolás Cafarello, alias "Tano Nicolla," y quien dirigía el procedimiento se llamaba Fernando Delgado. A punta de pistola y con las manos en la nuca se llevaron a González.

Ese mismo día Ponsico se dirigió al GADA 601 y a la Unidad Regional IV pero no lo atendieron.

Ponsico que trabajaba en La Capital junto con González recordó que “en el diario la sensación en relación al secuestro de Amílcar González era de muerte”. Él hizo la crónica del secuestro y se la llevó al Jefe de redacción, quien le dijo que tenía que consultar la publicación de todo lo que tuviera que ver con el secuestro de González Un tal Acosta, teniente del ejército, autorizó la publicación de la nota y le ordenó que dejaran de reunirse en el sindicato de prensa. Según Ponsico en "La Capital" se estableció un antes y un después a partir del secuestro de González por lo que trataron de manejar todo lo referente a Amílcar por afuera del diario.

Al tercer día del secuestro, el 29 de marzo, Ponsico supo que González estaba detenido en la comisaría cuarta y en muy mal estado por los tormentos recibidos. En la comisaría se entrevistó con el comisario Marcelino Blaustein-se encuentra detenido-, quien negó todo hasta que le dijo: "mirá flaquito, González está más muerto que vivo, lo estamos recuperando nosotros. Lo tiraron acá para que se muriera, el único que puede venir acá sos vos, ocupate de los antibióticos". A partir de ese momento, a cambio de dinero iba todos los lunes a la media noche a llevarle medicamentos, ropa y alimentos a González. En una ocasión, mientras juntaba el dinero para Blaustein en el hall de La Capital, pasó un Falcon color azul con cuatro o cinco personas en actitud amenazante. Después se supo que dentro del auto iban Mario Durquet, Eduardo Ullúa, Juan Carlos Gómez y Fernando Delgado, conocidos militantes de la CNU y grupo de operaciones y de tareas al servicio del GADA 601. Fue Graciela Lanfranconi, esposa de González, quien pudo ver a al abogado Eduardo Cincotta -otro integrante de la CNU y ex secretario general de la Universidad Nacional de Mar del Plata hoy detenido en Batan-, vestido de fajina en la oficina del jefe de la subzona militar XV, coronel Pedro Alberto Barda, cuando la mujer acudió al regimiento para saber sobre el paradero de su marido.

González estuvo detenido por más de dos años. En abril del ‘78 fue liberado por la presión de organismos internacionales. En julio de ese año se instaló en Venezuela hasta diciembre de 1983, fecha en la que regresó al país. En 1984 fue reelegido como secretario general del sindicato de prensa. En el 2004 falleció.

En tanto, Fernando Delgado se encuentra prófugo desde el mes de mayo del 2007 y Nicolás Cafarello está preso en Batán a la espera de ser juzgado por el secuestro del periodista.

Portafolio

Fernando Federico Delgado

Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje