Plataforma Argentina contra la Impunidad
Justicia

CARTA ABIERTA AL JUEZ CARLOS OLIVERA PASTOR

Misiva dirigida por Eva Arroyo, integrante de la regional Jujuy de H.I.J.O.S.
Miércoles 18 de marzo de 2009.

Señor Juez, esta carta tiene como objetivo darle a conocer al pueblo jujeño la manera en que usted interpreta la justicia en relación a los crímenes de lesa humanidad que se cometieran durante la última dictadura militar en nuestra provincia.

Todos/as militantes de organismos de DDHH que participamos de la reunión que se llevo a cabo en su despacho en su despacho el pasado día viernes 13, a raíz de la visitas del Diputado Nacional Remo Carlotto Presidente de la Comisión de DDHH de esa cámara nacional, nos fuimos con la sensación de haber vivido una situación surrealista,

Los argumentos por usted vertidos en relación a la falta de respuesta ante el clamor de justicia de los/as familiares de detenidos/as desparecidos/ as, hijos y expresos/as políticos/as, no hacen más que llenarme de impotencia que resulta en indignación.

Desde que empecé a tener uso de razón he escuchado a mi madre (ex -presa política) y a mi padre (detenido desparecido) , que no hay que perder la capacidad de indignarse ante la injusticia, es esta capacitad la que nos permitió y sigue permitiendo revelarnos para poder transformar este mundo en aquel que tanto soñó la generación de los 60’ y 70’ , transformació n que hoy sigue siendo el legado de sus hijos/as.

Me resulta inconcebible que usted tenga tantas consideraciones a la hora de encarcelar a los responsables que cometieron los peores crímenes de nuestra historia contemporánea. Ellos son asesinos que cruzamos cotidianamente por las calles de nuestra ciudad, asesinos por los que usted manifestó gran preocupación debido a la situación carcelaria a la que serían sometidos si se llegará a efectuar su detención. Pero en ningún momento manifestó ni siquiera intranquilidad por aquellos/as que hoy tenemos que vivir con custodia policial, a raíz de las amenazas que sufrimos por parte de los asesinos que usted preserva. Tener vacilaciones a la hora de detenerlos, es tan absurdo como si hubiese vacilado a la hora de detener a los responsables del Holocausto como, muy bien expreso el Diputado Carlotto.

Fue una situación casi grotesca cuando usted nos insinuó que gestionáramos la ampliación de la cárcel federal, lo cual me hace repensar la sobre “objetividad” de la justicia federal. Seguramente cuando se procede a la detención de una persona que cometiera algún delito común, a usted no se le idearía dejarla en libertad, porque para estas personas no hay miramientos a la hora de ser encarcelarlos y estoy más que convencida que ni se le ocurriría sugerirle a sus familiares que realizaran tal gestión.

Qué lectura debemos hacer los/as familiares de la justicia, si a dos años y medio de la presentación del dictamen que realizo el fiscal federal Dr. Domingo Batule, dictamen en el que se solicita la detención de 13 responsables del secuestro, tortura y posterior asesinato de la docente Dominga Álvarez de Scurta, sólo han sido encarcelados 2 de los responsables (Luciano Benjamín Menéndez y Luís Donato Arenas), que gozan de cárcel domiciliaria. En lo que respecta al secuestro y posterior desaparición de Julio Álvarez García, solo ha sido detenido uno de los responsables (Mariano Rafael Braga) que esta alojado en el regimiento GA 5, lugar donde se desempeñó cuando cometía los crímenes de los que con anterioridad menciono. Sin dejar de señalar que en el Juzgado Federal Nº 2 se ha creado una secretaria específica para que lleve adelante el trámite de aproximadamente 40 causas vinculadas a crímenes de lesa humanidad, las que tienen alrededor de 30 años. Llevamos tres décadas esperando paciente y persistentemente que la justicia se acordara de nuestros seres amados.

Sr Juez, en sus manos tiene la oportunidad histórica de hacer justicia ante hechos aberrantes como son los crímenes de lesa humanidad, de romper con más de 30 años de impunidad que tanto mal le ha hecho a las instituciones de nuestro sistema democrático. En todos estos años a pesar de todas las frustraciones que he vivido en esta larga búsqueda de justicia, no he dejado de estar convencida ni un sólo día de mi vida que el poder judicial se haría eco de nuestros reclamos, cumpliendo de este modo efectivamente con el rol que le asignara nuestra sociedad, de impartir justicia y así poder menguar el dolor por tantas arbitrarias muertes.

Maria Eva Arroyo.

Integrante de la Organización H.I .J.O.S Regional Jujuy.


Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje