Plataforma Argentina contra la Impunidad
Justicia

JUICIO Y CASTIGO POR CARLOS LABOLITA

Relato del juicio por el secuestro y desaparición de Carlos Labolita por el testigo, el abogado Luis Gerardo Del Giovanino
Domingo 12 de julio de 2009.

JUICIO Y CASTIGO POR CARLOS LABOLITA (1)

Un hecho inédito me tiene como testigo y por ello intento dar testimonio. Un hecho inédito tiene a Las Flores, mi querido pueblo, como protagonista de una historia triste, dura, dramática, cuyas heridas no han cerrado, pese a los treinta años que han pasado. Resulta extraño escuchar nombrar tantas veces a mi pueblo en las audiencias orales y públicas del Tribunal Oral Federal en lo Criminal de Mar del Plata y leer otras tantas veces los nombres de gente conocida y apreciada en las páginas del diario “La Capital”. Es que desde el pasado 26 de mayo se está juzgando la desaparición y muerte de Carlos Labolita.

Poco podría imaginar aquel muchacho de 24 años, militante de la Juventud Universitaria Peronista, que tanto tiempo después, su memoria y su destino fueran objeto de investigación, de debate, de juicio. Y castigo, espero, para quienes truncaron su vida y cambiaron para siempre los rostros de sus seres queridos. Y aquí estoy, testigo presencial de todo ese dolor, que vuelve a supurar con la callada esperanza de poder saber algo más sobre su destino, totalmente desconocido y de que aquella impunidad que parecía intocable, irreversible, hoy esté sentada a la derecha del Tribunal, escuchando pacientemente o no, una a una las imputaciones por tormentos, desaparición y muerte, delitos de lesa humanidad que cometieron.

Aquí se habló de genocidio, de una organización del estado terrorista, maquinando sus acciones de aniquilamiento sobre quienes pensaban distinto. Innumerables citas de los integrantes de las Juntas Militares, fundando sus macabras maniobras, para chuparse a una generación de militantes de la que Carlos formaba parte. Aquí pude ver a las víctimas y a los victimarios a un lado y al otro, igualados y civilizados por la justicia y el debido proceso, que a estos últimos les permite garantizar todos los derechos que ellos no supieron o mejor dicho no quisieron resguardar.

Se vienen jornadas muy intensas, con el testimonio de más de cuarenta personas que darán su palabra bajo juramento. Los defensores de Pedro Pablo Mansilla ahora un anciano indefenso de 77 años, general retirado, que no pareciera haber vestido nunca de verde y que hace treinta años era el dueño y señor del Area 125 del Ejército Argentino con sede en Azul y que entraba y salía de la comisaría de Las Flores, como si fuera su casa y de Guillermo Alejandro Duret, ahora de 56 años que mantiene aún su cara de militar, teniente primero por aquel entonces a cargo de la inteligencia del área, quizás tan joven como Carlos, quien fuera ascendido a Coronel durante el gobierno de De la Rúa, pese a los antecedentes que figuran en el informe de la CONADEP; prometen dar una dura batalla. Para ello se escudaran en las leyes de impunidad, obediencia debida y punto final, en el paso del tiempo, en las leyes penales más benignas, en la caducidad de los plazos de la prisión preventiva que los tiene bajo arresto desde el año 2006, pidiendo nulidades de todo lo actuado por no haberse garantizado sus derechos de legítima defensa en juicio y recusando a los integrantes del Tribunal que los está juzgando, entre otras maniobras dilatorias del proceso. Pero nunca alegarán inocencia, jamás pedirán perdón por haberse equivocado de persona o por haber actuado por error o en exceso, existen demasiadas pruebas de lo contrario, la re- quisitoria fiscal abunda en indicios y fundamentos de sus responsabilidades en los hechos, recogidas pacientemente durante tantos años de investigación.

Resulta curioso que aquel adolescente, que jugaba en las calles del barrio de la estación donde vivía la familia de Carlos y aún recuerda vagamente la forma en que la chusma de la cuadra hablaba del allanamiento del 30 de abril de 1976, aquella noche en que un Batallón entero del Ejército rodeó las manzanas de mi barrio, hoy escriba estas líneas dando testimonio de todo lo que aquí, afortunadamente, empieza a suceder.

Pinta tu aldea (2)

Dijo aquel pensador “pinta tu aldea y pintarás el mundo”. Y no se equivocaba. Un solo caso como la desaparición y muerte de Carlos Labolita, puede ayudarnos a comprender como aún hoy se siguen moviendo los hilos de un poder dictatorial, tejiendo un entramado de complicidades, encubrimientos y silencios sospechosos. Como el miedo sigue paralizando almas y escondiendo verdades que pretenden no descubrirse jamás. Pesa más el comportamiento del prójimo que elige mirar para otro lado que el del propio monstruo que escoge su presa y la devora. Lo que sucede en la aldea es que todos tenemos nombres y apellidos, nos conocemos bien, los Judas caminan a nuestro lado y pretenden que el olvido borre sus conciencias para no ser señalados, por aquello que sucedió hace demasiados años.

A partir de la próxima audiencia oral y pública los testigos empezarán a develar los pormenores de lo macabro, e incluso se intentará juzgar a la víctima, para justificar lo injustificable. Mi pueblo mirará con atención, algunos para hacer leña de algún árbol caído, otros quizás para buscar carroña donde sólo hay dolor y sufrimiento por una ausencia de 32 años, todavía sin justicia.

El tribunal decidió ir para adelante, rechazar todas las cuestiones previas opuestas por la defensa de los dos imputados, que fundaron todo lo imaginable menos su inocencia y se abrirá el debate que develará públicamente aquella historia de un militante peronista, estudiante de historia, que por aquellas cuestiones del infierno grande, estaba en la mira de los usurpadores del poder y de sus obedientes esbirros, que por convicción, deprecio, envidia o miedo entregaron la vida de un conciudadano comprometido con su presente. Una explicación sociológica habla de dos tipos de muertes: la numérica y la que se produce por consecuencia de un sacrificio. Carlos formaba parte de los 30.000 y en este proceso inédito por delitos de lesa humanidad, seremos testigos de su compromiso y su sacrificio, pese a que algunos pretendan que solo siga siendo un número.

La vida es lucha, la lucha es vida (3)

“Tenía muchas capacidades”...”gran lector”...“trabajaba de disc jockey, de lavacopas”...”militaba en el Peronismo de Base, la Juventud Peronista, en la Organización Montoneros”...”estudia poco, milita más”...”la militancia pasa por las convicciones...” Escribo estas palabras mientras escucho la voz de Gladys pronunciándolas en el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata, ante una au diencia silenciosa, tensa y atenta a cada una de sus expresiones. Pienso, cuantas veces habrá imaginado este momento, en estos 32 años, cuantas veces habrá ensayado ante el espejo o en su cabeza, como ordenar todas las ideas, no olvidarse de nada y reconstruir los hechos con la mayor fidelidad posible, sin que la emoción traicione la claridad del relato. Entre todo lo dicho, me cuesta elegir el título de esta parte de la nota. La dedicatoria de aquel libro, que Carlos le regaló a su hermana para su cumpleaños de quince y que ahora se intenta incorporar como prueba documental, me resuelve la cuestión y no me quedan dudas: ese juego de palabras sintetizan aquella vida cegada por la dictadura, esta lucha de quien pacientemente logró poner a estos represores ante la justicia, buscando el juicio y castigo tantas veces proclamado. El relato es firme, conciso, convincente, va destejiendo con sus palabras la trama de lo oculto, lo prohibido, aquello que en el pueblo algunos contaban por lo bajo y otros distorsionaban convenientemente según sus propios prejuicios o sus oscuras intenciones, los miedos y las complicidades deforman la verdad y atentan contra la memoria.

Carlos era un símbolo de lo que no se debía hacer, de novio con una chica cinco años mayor, peronista por convicción, preocupado por la realidad, que editaba una revista estudiantil en la Escuela Normal, que además tocaba la guitarra, trabajaba por la noche en los boliches de la zona y que para colmo se había ido del pueblo, para estudiar sociología en La Plata. Estos comportamientos libertarios suelen pagarse muy caro en el pueblo, todo lo malo que sucedía lo tenía a él como protagonista, desde el copamiento del Regimiento de Azul, hasta la muerte de un taxista. “Carlitos” era el subversivo de Las Flores y a la chusma de la aldea, poco le importaba saber de su decisión de alejarse de Montoneros, cuando no aceptó pasar a la clandestinidad ni sumarse a la lucha armada. Su destino ya estaba marcado irremediablemente, por eso sucedió lo que debía suceder.

Aquel pasado merecía ser revisado y al fin llegaba el momento, Gladys reconstruye cada tramo de la noche del 30 de abril, madrugada del 1 de mayo de 1976, cuando la despertaron abruptamente un grupo de militares, vestidos de civil que luego de destrozar toda la casa de Labolita buscando una libreta, una valija y armas, que no encuentran, la encierran en la cocina, poniéndola frente a una persona encapuchada, descalza y con signos de haber sido torturada, que reconoce por el pantalón de corderoy que llevaba puesto y que le dice “vieja” como Carlitos la llamaba a ella... ”hace cinco días que me tienen en la parrilla” rogando todo el tiempo para que no le hagan nada. Después los sacan a los golpes de la casa y los pasean por todo el pueblo en dos autos, los llevan cerca del Bowling, que si mal no recuerdo se llamaba “Tijuana”, en el centro y a la casa de Oro Bernasconi, un amigo que todos sabían que ya no estaba en las Flores, hasta dejarla al descampado en las afueras del pueblo. Remata su relato con una frase que me sigue conmoviendo, por su simpleza e inocencia “No sabíamos que esas cosas podían pasar”.

Y a partir de aquellos hechos y de este relato, los dos policías conocidos que se habían llevado a Carlos, transformados en seres extraños, violentos y desalmados y aquel otro policía amigo del barrio que dejó de saludarlos y 32 años después los vuelve a negar, como Pedro negó a su maestro, pese a su actual condición de diacono... el testigo se olvida de lo inolvidable, se esconde de su propia evidencia, se ampara en los años y saldrá corriendo del tribunal a pedir perdón a la iglesia. Este juicio tiene mucho por mostrar, la lucha de Gladys no ha sido en vano, aquella noche en la que la despertaron a los golpes, dormía sedada por barbitúricos, que le hicieran calmar su angustia y desesperación por la detención de su marido y esta noche cuando apoye su cabeza en la almohada, quizás lo haga sintiendo algo parecido a la paz.

La “comiseria” del “comi” serio (4)

A mí, que “me” fuimos de Las Flores, poco tiempo después de concluida la dictadura militar, me quedó grabado un estigma que aún me acompaña. Si me toca pasar de a pie por la esquina de Moreno y Arostegui, instintivamente cruzo a la vereda de enfrente, como me recomendaban mis mayores. Es que allí está la comisaría y aunque hoy parezca un chiste, daba miedo pasar por allí, como tantos otros lugares que tenían los carteles de “zona restringida”. En estas audiencias orales y públicas por la aplicación de tormentos, desaparición y muerte de Carlos Labolita, uno de los policías llamados a testimoniar ha dibujado en un pizarrón del Tribunal un croquis de la dependencia policial, vaya paradoja, pegadito al dibujo de la casa de Labolita, hecho días atrás por la esposa “Carlitos” tal como la querella y la defensa llama a la víctima para diferenciarlo de su padre, que pacientemente ocupa día a día, la primera fila de butacas de la sala de audiencias. Los policías de entonces, hoy señores mayores ya felizmente jubilados, se desviven por demostrar como era el funcionamiento de la seccional, durante el tiempo en que los militares la habían intervenido. Lugares del interior a donde los agentes de menor rango no podían acceder, como el baño o la cocina y otro cartel que indicaba zona restringida en el sector de los calabozos. La existencia de supuestos “grupos de tareas” que se movilizaban de noche o de tardecita. “Centro de Operaciones” o el más contundente y estremecedor “Base Temporaria de Combate de las Flores” fueron los términos que utilizaron los testigos para describir como se movían los militares con total libertad vistiendo de combate sin distinción de jerarquías, movilizándose en un Falcon verde.

La presencia periódica del responsable del Area 125 de Azul, coronel Mansilla y de otros oficiales, entre ellos a un joven, rubio y alto, que recuerdan con el nombre de Duret en el despacho del Comisario. Pero, que curiosa es la memoria, como se vuelve tan selectiva con los años, que alguien puede recordar que Labolita era su compañero de estudios, pero a su vez, no recordar haberlo detenido la noche del 25 de abril de 1976 por una orden superior y depositar dicha responsabilidad en un colega, que demoró su declaración mediante la presentación de un certificado médico, como el que ubicó su paradero, comunicó la novedad al jefe del área y finalmente detuvo al joven montonero, cuestión que seguro tendrá su nuevo capitulo en futuras audiencias. O el otro ex policía que se desempeñaba como jefe de calle y no recuerda como llegó al libro de novedades su firma, en las páginas donde se anotó la detención de Labolita. Estos servidores públicos ya declararon más de una vez en la causa; lo hicieron en el año 1984 y en 2005, sin embargo cada vez recuerdan menos. Contrasta sus débiles memorias con su buen estado de salud física y pareciera que les incomodara repetir lo que alguna vez dijeron y ya no recuerdan. Si no fuera una cuestión tan dolorosa y trágica, sería cómico, porque algunos testimonios resultan, al menos, muy poco serios.

Entre la amnesia y la auto incriminación (5)

Las audiencias orales y públicas por la aplicación de tormentos, desaparición y muerte de Carlos Labolita han cambiado completamente. La rozagante figura de los policías retirados, que al menos aparentan buen estado de salud física, aunque sufren un grave deterioro de sus memorias; contrasta con la imagen de los militares retirados, que en su “generalidad”, vaya juego de palabras, aparecen muy desmejorados de salud, tanto física como psíquica. Ahora todos señores, muy mayores, con envidiables conocimientos sobre técnicas y estrategias de la organización de las unidades militares, dieron clase sobre las particularidades del orden interno, su estructura vertical y piramidal, la plana mayor, el estado mayor, las unidades de personal, inteligencia, logística y operaciones. Las diferencias entre compañía, escuadrón, unidad o batería, el servicio de semana, el adiestramiento de la tropa y la existencia de calabozos en la guardia donde los soldados que cometían alguna falta, purgaban sus condenas disciplinarias.

Fue en este punto,donde se cortó la declaración del coronel retirado Ricardo Russi, segundo Jefe del Grupo de Artillería de Azul, lugar a donde fue trasladado Labolita. Es preciso aclarar, que un juicio oral se parece mucho a una partida de ajedrez, donde los tiempos y las oportunidades pueden hacer variar los resultados de la contienda y los jugadores deben saber cuando poner en juego determinadas piezas, en procura de lograr el resultado más adecuado a sus intereses. El vocal del tribunal Dr. Rozansky, interrumpió la declaración del ex militar, que sentado en el banquillo de los testigos, por sus propios dichos y por la cercanía con los hechos investigados se transformaba en el banquillo de los acusados... Es clara la Constitución, nadie está obligado a declarar en su propia contra y Ricardo Russi se aproximaba a una encerrona. ¿es posible que el codo no sepa lo que el hombro lo ordena hacer a la mano? Su condición de segundo jefe lo ponía bajo las órdenes de Mansilla (Jefe del grupo) y ordenando a Duret (Jefe a cargo de inteligencia). Además el testigo había cumplido tareas gubernamentales en la Municipalidad de las Flores, como interventor militar, durante aquellos ajetreados primeros días del proceso de reorganización nacional. “Hasta aquí llegó su declaración” le comunicó el Presidente del Tribunal y muchos nos quedamos con las ganas de saber ¿como había hecho para no estar sentado entre los dos imputados?, ¿cuales fueron sus salvoconductos para no haber declarado nunca en esta causa?, ¿qué órdenes habría cumplido o impartido como interventor de la Municipalidad local?...

Lo cierto es que estos militares nunca se enteraron de la existencia de "la lucha contra la subversión", ni incidentes por detenciones de personas que no fueran militares, ni la existencia de grupos de tareas, mucho menos de acciones antiterroristas y ni si quiera recordaron haber leído instructivos militares que pautaban la metodología represiva, por lo que menos podían recordar la incineración de toda documentación u órdenes de detención ordenadas, desde las altas cúpulas del Ejercito, poco antes de recuperada la democracia. Para la historia oficial Carlos Alberto Labolita fue liberado en Tandil, por falta de mérito en fecha y lugar imposibles de determinar, tal como lo suscribiera en los años 80, el por aquel entonces Jefe del Estado Mayor del Ejercito, Edgardo Calvi, en respuesta a un oficio solicitado desde el Juzgado Federal de Azul y quien ahora llamado como testigo, no recordó nada de los hechos y minimizo la cuestión al asegurar que por aquel entonces se firmaban gran cantidad de papeles por día. Tantos interrogantes que quizás sean motivo de otro proceso o tal vez se esfumen en la nada, como se esfumó Carlitos hace treinta y dos años.

Tiburón, delfín y “cornalito” (6)

Si quieren conocer un cuadro, un verdadero cuadro del Ejército Argentino, den se un vuelta por el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata y descubran al Coronel Alejandro Duret. Su pulcritud y elegancia, su impecable traje gris, sus modales entre finos y autoritarios, desplegados ante el auditorio durante su extensa declaración indagatoria, con dos cuartos intermedio incluidos, que incluyó una carpeta de apoyo, gruesos fibrones de colores y un pizarrón con láminas que iban pasando, en la medida que eran llenadas de cuadros y pirámides, con las que explicaba detalladamente las estructuras políticas y militares existentes en la época en que sucedió la desaparición de Carlos Labolita, se parecían mas a una clase magistral, que a un acto de defensa en juicio.

Su estrategia, o mejor dicho su táctica militar de combate, consistía en ilustrar al Tribunal sobre conocimientos adquiridos durante más de cuarenta años en el Ejército Argentino y su falta total de responsabilidad en los sucesos juzgados. “Jamás acepté una orden ilegal”, “no lo conocí a Labolita y si hubiera sabido algo de él se lo hubiera dicho a sus familiares”, “nada justifica lo que le paso”, “yo solo soy un chivo expiatorio”, “sé que muchos me ven ahora como un tiburón, pero por entonces, aquel teniente primero Durét era un cornalito”... El recurso de utilizar la tercera persona del singular, suele ser útil para desvincularse de las responsabilidades que tenía aquel joven brillante, que con solo 23 años ya había recibido dos ascensos y que dos meses antes de los hechos, lo designaran responsable del Area de Inteligencia del Grupo de Artillería Uno de Azul. Cierto es que no conocían la zona de combate y que la información que recibían era suministrada por la policía: los militares viven aislados de la sociedad, son trasladados de destino continuamente y duermen en barrios militares, no conocen direcciones de calles, rutas, fábricas, escuelas, clubes, etc y mucho menos población, dirigentes, profesionales o personas, “no sabíamos donde estábamos parados”, afirmó ante el Tribunal sin dudarlo. Eran una fuerza ciega, que requerían del lazarillo para encaminar sus acciones y esta no fue la excepción. Ni tanto, ni tan poco, ni tiburón, ni cornalito, su estirpe lo ubica como una pieza clave de este ajedrez, sus movimientos fueron oblicuos, recorriendo con habilidad la totalidad del tablero comprendido por el Area 125, que incluía la ciudad de las Flores, sin temor a equivocarme, Durét era un delfín.

La verdad se cuela entre las grietas de la impunidad (7)

Tiempo de alegatos en el juicio oral y público por la aplicación de tormentos desaparición y muerte de Carlos Labolita. Mas de 8 horas duraron los fundamentos de la querella y la fiscalía que buscaron describir retazos de verdad ante la ausencia de evidencias directas y acabadas, de las imputaciones vertidas. El largo tiempo transcurrido, el impune manejo del poder que permitió la desaparición del cuerpo y la incineración de documentos militares, el fallecimiento de testigos claves como el mismísimo comisario Liste, que recibió la orden de detención e hizo cumplir su cometido, entre otros, conforman un rompecabezas al que a cada paso le faltan piezas. La presentación oral del Dr. Cesar Sivo, representante de la familia de la victima resultó contundente desde lo teórico, escalofriante desde la descripción del accionar sistemático de los grupos de tareas conformados por las fuerzas armadas, descriptivo del sentido que tuvieron los hechos en cuanto a las razones que condenaron a Labolita a sufrir su calvario, pero lamentablemente insuficiente, pese a la impecable destreza del letrado de imputar con prueba directa este delito de lesa humanidad a los dos acusados.

Con el correr de los días, lo que más me impacta son los detalles, aquellas pequeñas señales, acaso insignificantes, esparcidas entre los hechos que rodearon la tragedia y que nos están diciendo algo. Es sorprendente como imperceptibles eventos, pueden constituirse en indicios de lo sucedido, afirmaciones dichas al pasar, muchas veces sin conciencia por parte de los autores de su importancia y significación. Voy a señalar al menos tres, rescatadas por el mismo abogado en su relato, que si bien no ponen el arma asesina en las manos de los imputados, muestran pese a sus reiteradas negativas, su conocimiento y responsabilidad sobre el destino de Carlos. La primera tiene que ver con el color de un auto, un Renault 12 “blanco”, el vehículo particular de Duret por aquellos tiempos, en varios relatos de testigos aparece en lugares claves como la puerta de la comisaría de Las Flores, luego, persiguiendo a prudencial distancia la camioneta de la policía que trasladaba a Labolita al cuartel de Artillería de Azul, estacionado en el sector de inteligencia de dicho cuartel y fundamentalmente, es el que reconoce Gladys Dalesandro, esposa de Labolita, cuando es secuestrada por una patota militar, el mismo día que ve por ultima vez a su marido, encapuchado, descalzo y esposado, durante el allanamiento que hacen a su casa, donde buscando armas y direcciones, destruyen además todo a su paso y acarrean con publicaciones consideradas subversivas.

Otro detalle son las esposas, un instrumento de seguridad solamente utilizado por la policía -nunca por el ejército- con las que fue bajado del móvil policial en Azul. El chofer llamado Blanco, que declaró como testigo, recordó después de treinta y dos años, que nunca más le devolvieron aquellas esposas, pese a que las reclamó en varias oportunidades. Incluso detalló que él se quedo con las llaves de las mismas. Claro está, que jamás se las sacaron a Labolita y a partir de allí sufrió todos sus tormentos esposado hasta su fin.

Hay otro indicio que surge, curiosamente, de una nota firmada por la vicedirectora de la Escuela Normal, quien recuerda, que él por aquel entonces Teniente Duret se opuso a que los compañeros del padre de Carlos ayudaran a su familia haciendo una colecta, debido a que en su casa habían encontrado material subversivo. Vaya casualidad, ese material fue el que había sido retirado de la casa durante el allanamiento donde fue llevado Labolita, como ya se dijo: esposado, encapuchado y con signos de haber sufrido picana eléctrica y en el que según dichos de testigos, intervino un joven rubio, alto y de ojos claros, fisonomía similar al ex militar hoy acusado.

Pero quizás, el detalle más sutil haya pasado por las palabras utilizadas por el mismo Duret en su declaración indagatoria, cuando se refirió al termino “colaterales” al querer decir, que no existían acciones fuera del orden oficial instituido desde las jefaturas militares. Justamente así con el término “colateral”, se identificaba internamente a estas acciones ilegales de lucha contra la subversión.

Un juicio se nutre no solo de lo que se dice y se ve en las audiencias, también los documentos y las declaraciones de quienes ya no están, son incorporados para su valoración y ayudan a formar el criterio de los magistrados al momento de decidir el veredicto y dictar sentencia. La verdad luce escondida entre las grietas de la impunidad, es preciso despejar todos los escombros y las trampas puestas en el camino para llegar a ella, no será tarea sencilla, para colmo la defensa espera como un animal encerrado, el momento de atacar para hacer jirones, con su formidable máquina de impedir, la paciente reconstrucción de los hechos que con tanto esfuerzo se viene intentando desde hace 32 años, cuando no había Estado de derecho para las victimas. Hoy rigen todas las garantías que se negaron por entonces y que en última instancia resultan ser la única defensa con la que cuentan estos represores.-

El día anterior (8)

Los abogados tenemos la costumbre de leer las sentencias de atrás para adelante. Cuando sabemos que se ha tomado una resolución sobre uno de nuestros casos, no podemos con la ansiedad y vamos rápidamente, a la parte resolutoria, al fallo, al veredicto. Después tendremos tiempo para analizar los fundamentos, criticarlos o alabarlos según satisfaga o no lo resuelto. Quizás suceda lo mismo con estas reflexiones tan efímeras, tan perennes, tan con fecha de vencimiento. Ya se ha dicho,que es muy fácil escribir el diario del lunes con todos los resultados puestos, solo es cuestión de interpretarlos y darles una explicación.

Es por eso que sin el resultado de mañana pretendo pensar y compartir algunas ideas, sobre contingencias que atravesaron el juicio oral por la desaparición y muerte de Carlos Labolita, cuestiones que jamás pudieron preverse, que a mi juicio pueden jugar un papel central en la decisión de los magistrados y que prefiero hacerlas públicas ahora antes de tener la certeza de los hechos martillándome en la cabeza. Una de ellas es esta psicosis generada por la “Gripe A”, que no deja recoveco posible entre las informaciones que reflejan los medios y es por eso que cuestiones de gran repercusión pública como un juicio por delitos de lesa humanidad y genocidio, pueda pasar desapercibido para la mayoría de los con ciudadanos. Una noticia tapa a otra y nuestra agenda mental no es infinita. Seguro los jueces tendrán menor exposición por su decisión y se sentirán menos observados. Otra contingencia y esta sí de gran trascendencia, es el resultado de las elecciones del pasado domingo, pues nadie podría haber imaginado que caerían entre los alegatos y el veredicto, justamente en un juicio con reminiscencias del pasado y con la participación protagónica de los organismos de derechos humanos. Aquellas afirmaciones de los dos modelos en pugna y la interpretación política que desde la defensa se le da a este juicio, “soy un chivo expiatorio” dijo Duret uno de los acusados, durante su indagatoria disfrazada de clase magistral sobre política militar y movimientos ideológicos mundiales que sustentaron la luchas subversivas y que hicieron eclosión en la década del setenta.

Dice una canción de los Redondos.. “todo preso es político”..y esta afirmación le viene muy bien a los imputados. Un poder que cambió de manos y genera un justo revisionismo de lo sucedido con una generación militante que perdieron sus vidas y un pasado que insiste en perpetuarse reinventándose a cada paso, buscando recuperar los espacios de poder que perdieron por su propia inoperancia. Allí también se encuentra inserto este juicio. Los hechos están, Carlos Alberto no volvió nunca más, por una orden militar fue arrestado y derivado a un regimiento de Azul, la historia oficial dice que después lo dejaron en libertad por falta de mérito, sin determinar ni tiempo ni lugar. Los responsables del Área están en el banquillo de los acusados, ahora solo falta la voluntad de interpretar los hechos y decidir con templanza y convicción el destino de estos “peces”, como ellos mismos se catalogaron “seque hoy muchos me ven como un tiburón, pero aquel teniente Duret era un cornalito”, hábiles y escurridizos que durante estos últimos 32 años esquivaron las redes de la justicia y hoy lucen en una pecera, ¿cómo saber por cuanto tiempo?..

Estas reflexiones se autodestruirán en minutos, cuando sepamos el veredicto, quizás a la vuelta de esta misma página y muchos que sólo buscan el final de la historia, no lleguen ni siquiera a leerlas.

Un vino llamado Montonero (9)

Aún me tiemblan las manos al escribir estas líneas, me desparramo sobre el teclado, con la sangre caliente y el resonar de los bombos de los organismos de derechos humanos, que se amucharon en las puertas del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata, a esperar el veredicto del juicio. Se dice que cuando uno debe decidir sobre algo debe tomar distancia y poner la sangre fría.

Esta no es la ocasión, nada se dice que para escribir lo que se siente deba alejarme demasiado de los hechos. Vomito lo que miro: desazón, desconsuelo, llantos, lagrimas, pesadumbre, la sentencia me martilla en la cabeza. Es cierto que siempre queremos más y sólo se hace lo que se puede, acaso sólo lo que nos dejan, para no llegar a lo obsceno de sentir, que no se puede hacer nada. El ex coronel Mansilla, dueño y señor de la vida y de la muerte en el Area 125 del Ejército Argentino, que comprendía el partido de Las Flores, ha sido condenado, por los delitos de tormentos, desaparición y muerte de Carlos Labolita.

Poco queda de aquel poderoso militar, hoy es un anciano de 77 años, que con achaques se sentó en el banquillo de los acusados, cuando tuvo la oportunidad de decir unas últimas palabras antes de escuchar la sentencia, purgará su condena en su domicilio, cuestión inexplicable por la característica de los delitos que se le imputan y por los que. reitero, ha sido condenado. El por aquel entonces teniente Duret fue absuelto de culpa y cargo, en minutos dejará la Unidad Penitenciaria Número 44 de Batan y después de 3 años y algunos meses volverá a su casa, el ahora coronel retirado, como buen pez: recordemos que dijo ser un cornalito, que muchos lo veían como un tiburón, logró eludir otra vez las redes de la justicia. El tribunal por mayoría hizo valer sus garantías constitucionales, una defensa técnicamente impecable, que logró imponer la duda sobre su participación en los hechos.

Mucho ayudaron las amnesias de algunos ex policías, los testigos que lamentablemente fallecieron y fundamentalmente el tiempo transcurrido. Tres décadas de paciente reconstrucción de la memoria, armada a pedazos entre el miedo, la impunidad y la connivencia de quienes podían aportar datos para el esclarecimiento del trágico destino de Carlitos. Una familia sola luchando contra el olvido, la indiferencia de todos y las adversidades que presentaba aquella frágil democracia de la primavera alfonsinista.

Aunque no parezca se ha logrado mucho, los jueces dieron por probado que Carlos Labolita sufrió tormentos, su desaparición y por último la muerte, hoy se condenó al responsable mediato, quizás el arma asesina siga libre, no por mucho tiempo, tendrá que asumir su defensa por la desaparición del conscripto Thomas, sucedida en el mismo regimiento donde Duret era responsable del Area de Inteligencia o la segunda instancia de esta misma causa por ante el Tribunal de Casación, quien podrá revisar este fallo y dar por probada su participación en estos hechos.

La esperanza, que es lo último que se pierde, esta alimentada porque el fallo fue dividido y uno de los magistrados votó en disidencia, será cuestión de conocer sus fundamentos para apelar en consecuencia. Seguirán Gladys y Carlos Orlando buscando justicia, con la misma paciencia y tenacidad con la que hoy esperaban sentados en la primera fila de la sala de audiencias el veredicto. Sus luchas no han sido en vano, cientos de conciencias se van despertando gracias a sus testimonios de no dar lugar al olvido, ni a la impunidad. Me contaba Carlos en esos cuartos intermedios interminables y a la vez ricos en anécdotas de tiempos idos, que por los setenta había un vino blanco medio dulzón, que se llamaba “Montonero”, que vendía al por mayor un policía, que tenía un almacén por el barrio y que cada vez que pasaba frente a su casa, con el camión de reparto sacaba la botella por la ventanilla y festejaba la militancia de su hijo, gritando algo así como “arriba Montonero”...

Hoy el policía sufre de una extraña falta memoria, por lo que hace tiempo dejó de saludarlo y cuando declaró en este juicio ni siquiera recordó haber conocido a Labolita ... No importa vaya él con su amnesia, pese a la bronca que aún me paraliza frente al teclado, pienso que sería bueno conseguir una botella de aquel vino, para brindar por Carlitos y su fraternal y entrañable familia, que lo sigue defendiendo y abrazando en esas remeras blancas, que hoy inundaron la sala de audiencias con su rostro joven y luminoso, reclamando por esa justicia, que aún no alcanza.

La Justicia que mira y no ve... (León Greco, La memoria) (10)

Pasó el vendaval, las aguas se aquietan y podemos reflexionar con más nitidez y menos espasmos de dolor e indignación para poder aprender algo de todo lo sucedido. Ya dije que es fácil escribir el diario del lunes y no quiero entrar en lugares comunes, de lo que pudo haberse hecho y no se hizo o en culparnos de nuestra propia incapacidad para ver más haya de lo evidente.

En el transcurso del juicio conversaba con uno de los fiscales que me decía que estas audiencias no debían haberse realizado en Mar del Plata y comparto su opinión. Me pregunto ¿cuánto pueden saber los Nelson Jaraso, Alejandro Esmoris y hasta el mismo Carlos Rosansky de Las Flores? ¿Cuántas veces habrán pasado por allí? ¿Alguna vez caminaron sus calles? ¿Conocieron la Escuela Normal, el barrio y la casa de la familia Labolita? ¿Recorrieron la comisaría, cuyo plano dibujado torpemente por un ex policía en una pizarra, intentaba ilustrar a los integrantes del tribunal sobre cada uno de los sectores comprometidos con el caso, como la guardia, el despacho del comisario, la zona de calabozos, la cocina y los baños?

La justicia para ver, debe comprometerse con el lugar de los hechos, con su gente, con la memoria y la historia que guarda cada rincón. Quizás el salón del Concejo Deliberante del Palacio Municipal de Las Flores hubiera sido el espacio mas apropiado para el desarrollo del debate. No es solamente una familia la que espera justicia, también hay todo un pueblo que aguardó. a través de los medios, conocer las contingencias de cada sesión. O acaso el juicio debió realizarse en Azul, sede natural de los tribunales federales de primera instancia, donde se instruyó la totalidad de la causa y lugar donde Carlitos sufrió los tormentos y muy probablemente su desaparición y muerte, en el batallón de Artillería Uno.

Cuando las causas salen de sus lugares propios tienden a desnaturalizarse, es como que las víctimas además de serlo, deben jugar de visitantes, si lo comparamos con un partido de fútbol y los victimarios se sienten más libres, por no sufrir el acoso de un ambiente hostil o al menos adverso a sus deseos. Y cuando hablo de victimarios no solo me refiero a los dos acusados, sino también a algunos testigos, ex policías cuyo compromiso con el esclarecimiento de los hechos resulto patético y cobarde, actitud que deberemos recriminarles de por vida. No es lo mismo terminar de declarar e inmediatamente volver a caminar por las calles del pueblo, ante la mirada de conocidos, familiares, vecinos y amigos, que perderse en una multitud anónima de una ciudad como Mar del Plata. Quienes vivimos en el pueblo conocemos muy bien la diferencia.

Dentro de las pruebas con las que pueden contar los jueces para buscar reconstruir los hechos y encontrar la verdad de lo sucedido existe una que se llama “vi sita ocular”. El magistrado se constituye en el lugar y toma conocimiento directo del ambiente, de las formas, del aire y la energía que guarda el sitio. Recuerdo el impacto del protagonista de la película “El lector” cuando recorre minuciosamente los pasillos de los campos de concentración y las cámaras de gas, para comprender la dimensión de los crímenes cometidos en el holocausto judío. Los espacios para la memoria como la ESMA, resultan indispensables para generar conciencia y contemplar las cicatrices del horror. Pero volviendo a Carlos Labolita, desgraciadamente no se pudo saber dónde y cuándo sufrió su calvario; no contamos con un lugar determinado, solo aproximaciones, acaso simbólicas, de las dependencias militares a donde fue conducido y de donde se desvaneció.

Es por esto que los ámbitos donde se debía llevar a cabo el juicio hubieran resultado de una invalorable ayuda para los funcionarios que tuvieron la responsabilidad de interpretar los hechos; aunque algunos indicios me llevan a presumir que la suerte estaba echada de antemano y que la justicia sólo se animó a mirar.

Luis Gerardo Del Giovannino

Fuente: El ortiba


Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje