Plataforma Argentina contra la Impunidad

PRIMERA AUDIENCIA EN EL JUICIO A DIECISIETE REPRESORES DE CENTROS CLANDESTINOS PORTEñOS: ATLÉTICO, BANCO y OLIMPO

Resumen de la Primera Audiencia.
Miércoles 25 de noviembre de 2009.

Queridos compañeros:

Hoy, finalmente, comenzó el juicio contra 15 represores que actuaron en Atlético-Banco-Olimpo, por los crímenes cometidos contra aproximadamente 150 compañeros.

Ante la entrada del edificio de Comodoro Py hubo previamente un acto convocado por varias organizaciones, y la exhortación era "Ponete la camiseta del juicio y castigo".

Adentro, mucha gente, colas para conseguir entrar a la sala de audiencia, con protestas varias de quienes no tenían lugar. Finalmente entramos todos los que estábamos en "lista de espera", pues autorizaron a que estuviéramos parados.

Hubo demoras porque -como si estuviéramos en un acto en un club de barrio organizado por improvisados- el sonido no andaba bien... Finalmente, sus señorías (tres juezas, un juez que preside) dieron por comenzado el acto, y ahí entraron los 15. Reparador verlos entrar esposados, y recién ser "desesposados" al entrar a la sala de audiencias.

Como previamente el Tribunal había decidido que querellantes y testigos no podían asistir ni siquiera a estas primeras audiencias, en las que se lee la acusación (es facultad del tribunal habilitarlo o no , y éste usó el "no"), Rodolfo Yanzón, del equipo Kaos, hizo dos planteos iniciales:

1. Que testigos y querellantes puedan asistir a estas audiencias. Refutó los argumentos aducidos por el tribunal para que no pudieran hacerlo. Según el tribunal, puede originar algun tipo de pedido de nulidad por parte de las defensas, pues los futuros testigos verían las caras de los represores, y eso imposibilitaría que luego se les pida que los reconozcan en el curso de su declaración. El argumento es insostenible, pues:

a) muchos de ellos siguieron actuando públicamente durante los gobiernos constitucionales y sus fotos fueron publicadas en diarios

b) el reconocimiento es un recurso que el Código habilita vinculándolo a la "inmediatez", del delito y el reconocimiento de los potenciales autores. Y acá pasaron más de 30 años, con lo que eso implica en cuanto a cambios físicos, etc. etc.

Por lo tanto, planteó, esta cabeza de querella, además de pedir que los testigos puedan estar en estas audiencias, también planteó que se opondrá a que se le exija a los testigos identificar a los represores acusados.

2. en cuanto a las condiciones de detención de los acusados, que las mismas sean verificadas por el tribunal a diario, como así también se establezca un estricto control de quienes los visiten en el lugar de detención. Apelando a lo sucedido con Febres, envenenado cuatro días antes de la setencia, no hizo falta explicar mucho el porqué del planteo.

Luego se pasó a la lectura de la acusación, con una pintoresca interrupción por las urgencias urinarias del Turco Julián.

Al terminar la lectura, las abogadas de los milicos plantearon que sus "defendidos" no querían estar presentes en las audiencias subsiguientes. Y que además, se los traía muy temprano, no les daban de comer y etc. etc.

Nuevamente Kaos se opuso a este planteo, ya que es obligatorio que los acusados estén en las audiencias en las que se les lee la acusación, en la que se los indaga, y en la sentencia. A las otras pueden faltar, pero a estas no. De todos modos, el planteo que cuestionaba esa posibilidad fue precedido de una generosa acotación: que se les dé de comer a los reos, claro está.

La otra cabeza de querella, el Cels, adhirió al planteo, y también el fiscal.

Fin de la jornada hasta mañana a las 14 hs.

Pero mientras enfilaban hacia la salida, escucharon las numerosas puteadas que les remitimos desde la tribuna popular.

Y el "30.000 Presentes". Nos despedimos hasta mañana cantando, claro, "como a los nazis les va a pasar..."

¿Balance? No lo hay. Como siempre, atravesamos todas las emociones. Alegría, ansiedad, miedo, bronca. La certificación de la ausencia de los nuestros, su presencia evocada y convocada en todos estos pasos.

Los que estuvimos adentro, los que debieron esperar afuera porque serán testigos y no pueden entrar hasta que declaren, los querellantes que no pudieron entrar porque el tribunal dijo que no, pero tal vez mañana sí, los compañeros que participaron del acto en la puerta, los miles que seguramente acompañan, desde espacios y tiempos múltiples, esta compartida exigencia de justicia. Este camino que a los saltos, lleno de baches y tantas veces puntos ciegos, nos empeñamos en transitar.

Por Graciela Daleo, ex detenida desaparecida.


Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje