Plataforma Argentina contra la Impunidad
Justicia

JUICIO ESMA. PRIMER DÍA

Graciela Daleo (Vicky) nos envía en detalle su descripción y sus impresiones del primer día del JUICIO por la causa ESMA
Sábado 12 de diciembre de 2009.

Hola, compañeros

Hoy, después de tantas peripecias, empezó el juicio contra 19 represores de la Esma por los crímenes cometidos contra 86 compañeros.

El inicio fue un tanto caótico, el tribunal no terminaba de concretar un criterio en cuanto a quiénes podían entrar y quienes no (testigos, querellantes, casos..., que sí, que no, unos sí, otros no), finalmente, no hubo ninguna restricción. Entramos todos los que fuimos.

Las Madres con sus pañuelos, los que tienen chapitas (que en lenguaje siglo XXI se llaman pin), familiares con las fotos de los suyos en el pecho. Sólo las camisetas de "ponete la camiseta del juicio y castigo" no pueden exhibirse a pleno.

Para quienes conocen la sala donde se desarrolla la audiencia: en la bandeja a nivel de donde está el tribunal, la fiscalía, los abogados de las querellas y los represores, y separados de todos ellos por un blindex, estábamos los compañeros (familiares, sobrevivientes, testigos, funcionarios estatales, amigos). En la bandeja alta, también con blindex, los parientes de los represores. En un sector, los medios. Y algunos amigos nuestros fueron despachados para ahí también así que tuvieron oportunidad de ver a esos prototipos Recoleta (o con pretensiones de serlo), que les tiraban besos a Rolón, le gritaban "Alfredito" a Astiz, y hasta comentaban qué buen mozo estaba Pernías, y que se lo veía bien alimentado... Allí también se instaló Cecilia Pando con dos hursos de acompañantes, aunque esta vez no amenazó con guillotinar a nadie ni gritó. Pero estuvo...

También habilitaron un lugar llamado SUM, donde pusieron una pantalla gigante, y muchos compañeros (que no entraron en la primera sala que les comento) pudieron seguir la audiencia de esa manera.

El represor Montes (el que fue canciller de la dictadura,y visitaba la Esma), fue ubicado primero, en silla de ruedas. Luego entraron los otros 15. Porque si bien los a juzgar son 19, Generoso (Fragote) y Savio (Halcón, Norberto) se consiguieron una enfermedad con apariencia lo suficientemente grave como para que los apartaran de este juicio (Savio espera una operación de corazón, Fragote no sé). Y Alberto González, alias Luis o Gato consiguió un certificado del Hospital Naval que le justificó la ausencia... por una lumbalgia.

Tan florida como suelo ser para las descripciones, no encuentro cómo describirles qué se siente, qué siento, al verlos allí, entrar. Reconocer a muchos de ellos..., y verlos sentarse en el lugar de los acusados. Sensaciones contradictorias, que todavía no logro redondear del todo. Lo dejo para la imaginación de cada una, de cada uno...

Primera fila:

Montes en silla de ruedas. "Maco" Coronel (que tiene domiciliaria y se fue en auto piloteado por su hijo). Astiz, con literatura en la falda. Pablo García Velasco (Dante, sin evidencias de la supuesta huelga de hambre que lo habría hecho rebajar 45 kilos...). Rolón (con el pelo blanco, pero mucho, barba y bigotes, sumamente dicharachero, mirando hacia la bandeja de arriba y saludando a sus fans. Todo el tiempo tuvo actitud de actor de cine que está esperando el Oscar). "Mariano" Scheller (igual a sí mismo, sólo que más flaco, y actitud hiératica casi todo el tiempo); Ricardo Cavallo (vista al frente, sin mover un músculo de la cara, anotanto algunas cosas, igual a la foto que vimos cuando estaba en México). El Tigre Acosta, igual a sí mismo. Carlos Capdevila (Tomy, del año 79), se supone que con bolsita con ano contra natura. Adolfo Donda (Palito, Gerónimo), tostado como si llegara de Punta Cana.

Detrás, una fila de sus abogados.

En tercera línea:

Jorge Radice (Ruger) casi inmóvil, con mirada feroz sosteniéndosela a quienes lo miraban (ellos están separados de los abogados de las querellas por un mísero medio metro... No logré enterarme si su amante esposa estaba presente). Una butaca vacía. Pernías en la que sigue, gordo y con esos ojos aterradores que yo le recuerdo. Manuel García Tallada (cadena de mandos), que como tiene domiciliaria, llegó sin esposas. Ernesto Weber (220). Juan Carlos Fotea (Fernando, Lobo). Juan Antonio Azic (Piraña, Fredy, Claudio), a quien imaginábamos con la cara más destruida por el tiro que se pegó en 2003.

Les ahorro nuestros febriles intercambios de ideas, tal es tal, o es cual. Algunos perfectamente ubicables, nadie duda que Astiz es Astiz, Rolón es Rolon, el Tigre, el Tigre, Donda, Donda, igual Scheller. Ruger, es él. Otros nos dieron un poco más de trabajo, pero estos son y en ese orden se sentaron...

Singularidad de este juicio (en relación a los anteriores...):

una vez que se sentaron en sus lugares, entraron en tres tandas miles de fotógrafos que los atosigaron uno a uno con flashes varios. Creo que para ellos eso es más agresivo y ofensivo que nuestras inocentes puteadas detrás del vidrio...

Entraron los jueces.

Empezó la audiencia. La primera noticia: el Gato no venía porque el hospital naval lo justificaba. Yanzón pidió entonces que hubiera peritos forenses para determinar sus "dolencias", y también las de Savio y Generoso. "Se verificará".

Empezaron las lecturas.

Si de alguna manera quisiera resumir su actitud, diría: aspecto de grupo cohesionado, pertenencia de cuerpo, arrogantes, desafiantes, amenazadores y desdeñosos. Todos trajeados prolijísimos. Excepto Astiz, que jugó a desde su vestimenta deportiva a mostrarse como el contestatario que no le da jerarquía a ese tribunal, así que se viste como para salir de footing. En realidad, eso ya lo había manifestado desde que el miércoles jugó la ¿última? carta para emputecer el juicio e impedir que empiece: desapoderar a su abogado, y decir que desconocía al tribunal.

Hubo cuarto intermedio para almorzar.

Mientras tanto, en la calle se organizó para las 12 el acto "Ponete la camiseta del juicio y castigo", donde hubo algunas palabras de miembros de varios organismos de ddhh, de ATE y FOETRA (Trabajadores del Estado y Telefónicos) y agrupaciones políticas (Libres del Sur), de Piumato (en nombre de la CGT y de los judiciales), y yo dije algo por sobreviviente de Esma. Cerró Camilo Juárez, en nombre de Hijos, y como hijo de Quique Juárez. Luego todos nos "pusimos la camiseta", cantamos consignas varias. Y volvimos a la audiencia.

Siguió la lectura. Finalizó. Cuarto intermedio hasta el miércoles. Todos de de pie, sus señorías se van retirando, los represores se paran.

También nosotros. Uno grita "30.000 compañeros detenidos -desaparecidos", gritamos "Presente", y en eso estábamos cuando Astiz se da vuelta hacia el puúblico y enarbola un libro: "Volver a matar", de Juan Bautista "Tata" Yofre. Empiezan las puteadas. Nuestro correcto y medido abogado Rodolfo Yanzón se lanza como un misil hacia adelante a putear a Astiz y reclamarle al secretario que le saque el libro al provocador, al segundo tiene al lado a nuestro otro abogado (menos medido y más bien proclive a situación de pelea) Adrián Gómez, conocido como El Momia, que le dice a Astiz: "Te juro por mis tres hijos que te vas a pudrir en la cárcel, hijo de puta". Astiz le amaga pelea de barra brava, Momia le dice: "si te trompeo te rompo la cara" (o similar), hasta que el SPF empieza a cumplir su función de llevarse a los reos. Uno de los últimos en salir, Pernías, que mira hacia nosotros y remedando a la enfermera que indica silencio en la sala de espera de los consultorios, se pone el dedo en los labios..., no creo que pensando en no perturbar enfermos, sino en recordarnos que él, que tantas atrocidades hizo para que rompiéramos el silencio con que procuramos proteger a nuestros compañeros, nos recomendaba que era mejor que nos calláramos, porque "ya van a ver"... O sea, colofón de amenazas de ellos que ahora esperan que "la tortilla se vuelva", pero no en el sentido en que cantábamos "que los pobres coman pan y los ricos mierda mierda", sino que ellos vuelvan a ser los amos...

Pese a eso, los que salieron esposados fueron ellos, y nosotros abrazándonos, apretándonos hombros y manos, y diciéndonos: compañeros, hasta aquí llegamos, y seguiremos avanzando más.

Todos los nuestros, los que oíamos partir hasta siempre los miércoles de traslado... estuvieron hoy. Como lo vienen estando en el juicio de ABO. Como estuvieron escuchando una nueva perpetua para Menendez en Córdoba. camino difícil, con vueltas y revueltas. Camino que recorremos.

Un abrazo grande

vicki


Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje