Plataforma Argentina contra la Impunidad
Justicia

JUICIO CONTRA LUIS PATTI.

Una estrategia que puede fallar
Miércoles 27 de octubre de 2010.

El ex subcomisario llamó a sus ex compañeros como testigos. Las declaraciones fueron vagas y contradictorias, pero no ayudaron a Patti. Al contrario, confirmaron que la policía colaboraba con los militares.

Dicen que llegaron preparados para las preguntas de la defensa, pero que no estaban preparados para responder a las querellas. En total, en la última audiencia de José León Suárez por el caso de Gastón Gonçalves declararon siete ex policías de la comisaría de Escobar compañeros de Luis Abelardo Patti durante los primeros años de la dictadura. Aunque fueron testigos pedidos por la defensa del ex subcomisario, y pese a las contradicciones, respuestas difusas y a la notable ausencia de datos, ninguno desvinculó a Patti. Dieron detalles sobre la relación entre la comisaría y las tropas de Campo de Mayo, hablaron de la participación de los patrulleros de Escobar como escoltas de los militares porque eran los policías quienes conocían las calles y explicaron el vínculo entre las tareas de inteligencia y el uso de la ropa de civil entre los uniformados, el modo de andar de Luis Patti.

El primer testigo fue Norberto Padilla, que alternaba los trámites judiciales con el trabajo de oficial de calle cuando las circunstancias lo requerían. Ese era el trabajo que también hacía Luis Patti. Según Padilla, cuando la situación lo requería ese trabajo de calle se hacía con ropa civil, un dato importante porque así es como las víctimas y testigos sitúan a Patti. “Se hacía así -dijo Padilla- si iban a buscar a un delincuente o a un ladrón porque en esas circunstancias no podían ir de uniforme, se hacían tareas de vigilancia o podría decirse de averiguaciones previas, y ésa es la parte donde íbamos de civil, es cuando se trabajaba en un hecho determinado.”

A esta altura del juicio, se sabe que la comisaría de Escobar estuvo cohabitada por las fuerzas militares desde el golpe y durante algunos meses. La defensa de Patti y del comisario Fernando Meneghini intentan separar el rol de la policía del de los militares para mejorar sus chances. Los testimonios de los policías no jugaron a favor. En línea con las declaraciones del policía Ceferino Lencina de la semana pasada, Padilla abrió la posibilidad de vincular los operativos con Patti. “Cuando se hicieron cargo los militares, entraban y salían como si fuera su casa, quién era quién no puedo decir porque estaban encapuchados y eran todos iguales.”

 ¿Alguno de ustedes colaboró? -preguntó la querella.

 Yo no lo he visto -dijo-, pero puede ser que sea porque cuando llegaban encapuchados no se veía quién era y quién dejaba de hacer. Eso no le puedo asegurar.

Uno de los que habló de operativos conjuntos fue el ex policía Jorge Bautista Pagliarino. Tras varias vueltas, admitió que los militares salían con hombres de la comisaría porque conocían más el lugar “en lo que a las calles respecta”. Y dijo: “Muchas veces se los acompañaba y se los apoyaba”. ¿Quiénes lo hacían?, preguntó la querella. “Seguramente lo hacían los que estaban de turno -explicó-, los que estuvimos siempre en la comisaría.” ¿Quiénes eran?, se le insistió. “Son los que nombré anteriormente”, dijo él sobre una lista entre los que estaba su nombre, el de otros policías y Patti.

Con el correr de las horas, Alfredo Bisordi se exasperó. El ex camarista, defensor de Patti, con un look a lo casual, de mangas cortas y una camisa a cuadros demasiado desatendida para la ocasión, ya se había peleado a los gritos con la jueza Lucila Larrandart del Tribunal Oral Federal de San Martín, a cargo de la audiencia. A esa altura, más sosegado, seguía impaciente con las derivas de los testigos. “Dígame una cosa, Pagliarino”, lanzó su socio Silvio Duarte, “cuando usted dice que acompañaban los operativos, ¿qué quiere decir? ¿Que se quedaban o se iban?”. Pagliarino siguió como pudo: “A veces nos volvíamos”, expresó en lo que las querellas apuntaron como un dato: entonces, el resto de las veces se quedaban.

Pero Patti no fue el único nombrado. La defensa del condenado general Santiago Omar Riveros dijo que no puede ser acusado por el caso Gonçalves porque formalmente Escobar comenzó a ser parte de la Zona 4 a partir de mayo del ’76, y no antes. El caso Gonçalves es del 24 de marzo, para las querellas es importante demostrar el vínculo de la comisaría con Campo de Mayo. Como no estaban preparados para esa pregunta, porque ninguno había sido convocado por la defensa de Riveros, la mayor parte de los policías reconoció que las tropas instaladas en la comisaría respondían a la guarnición militar de Campo de Mayo. Y vincularon la seccional con la Unidad Regional de Tigre, que es otra línea a Campo de Mayo.

por Alejandra Dandan

Fuente: Página 12


Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje