Plataforma Argentina contra la Impunidad
Justicia

EL JUEZ TORRES ELEVO A JUICIO ORAL EL CASO DE DAGMAR HAGELIN

Los represores Alfredo Astiz, Ricardo Cavallo y Jorge “Tigre” Acosta, entre otros, serán sometidos a juicio oral por el secuestro y desaparición de la ciudadana sueca Dagmar Hagelin en 1977
Martes 15 de marzo de 2011.

En 1977, la patota de la ESMA asesinó a la estudiante sueca que estaba radicada en la Argentina. Su padre reconstruyó durante años el derrotero de ese homicidio. Ahora la Justicia consideró terminada la instrucción y empezará el juicio oral.

El juez Sergio Torres señaló en su escrito que daba por probada la participación de los militares en el operativo sobre la joven de 17 años, por lo que dio por cerrada la investigación y envió las actuaciones al Tribunal Oral Federal 5 que lleva la megacausa de la Escuela de Mecánica de la Armada, el mayor centro clandestino de detención durante la dictadura militar por el que pasaron más de cinco mil personas.

“Se ha comprobado debidamente que Astiz comandaba el operativo que aquel 27 de enero de 1977 culminó con el secuestro de Dagmar Hagelin, previo a haberla herido, disparando el arma de fuego que portaba”, consideró Torres sobre el ex marino integrante del grupo de tareas 3.3.2 que operaba en la ESMA. Además el juez recordó que estaba probado que Acosta “ejerció entre abril de 1976 y principios de 1979 la ‘máxima autoridad’ dentro de la misma patota y estuvo perfectamente al tanto de que Hagelin estaba detenida” en ese lugar, según consignó en la resolución de 272 carillas en la que determina la elevación a juicio.

El crimen de Hagelin fue uno de los casos emblemáticos de la represión ilegal perpetrada por la dictadura que implantó el terrorismo de Estado entre 1976 y 1983. El padre de Dagmar, Ragnar Hagelin, comenzó un interminable camino para llevar a la cárcel y a juicio a quienes asesinaron a su hija, incluso después de que se dictaran las leyes de Obediencia Debida, Punto Final y los indultos que liberaron a gran parte de los represores que habían participado en la represión ilegal. Los marinos serán juzgados por los delitos de “privación ilegal de la libertad agravada y homicidio simple”, para los cuales está prevista la pena de prisión perpetua.

Hagelin fue capturada y desaparecida el 27 de enero de 1977 cuando iba a visitar a su amiga Norma Burgos, a su casa de El Palomar. La patota iba a secuestrar a Burgos pero la confundieron con Hagelin. En base a testigos, el juez Torres afirmó en su escrito que “Dagmar Ingrid Hagelin, al notar la presencia de las fuerzas armadas de seguridad prontas a apresarla, comenzó a correr velozmente, lo que motivó que Alfredo Astiz se agachara, apoyara firmemente su rodilla en el piso, apuntara con el arma de fuego que portaba en dirección a la víctima y efectuara un disparo que impactó en su cabeza”.

Un sobreviviente del centro de exterminio que funcionó en la ESMA la vio “con un apósito en la cabeza, pero lúcida y coherente y ella preguntaba la razón por la cual estaba detenida si en verdad sólo había ido a ver a su amiga Burgos, a lo que Astiz le respondió que era una suerte que estuviera viva”. A raíz del disparo que recibió Hagelin quedó hemipléjica y permaneció en el centro clandestino hasta que fue “trasladada” por orden de Acosta. Además de Astiz, Acosta y Cavallo, treinta marinos más enfrentarán el juicio oral.

Fuente: Página 12

Portafolio

astiz

Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje