Plataforma Argentina contra la Impunidad

Barrios por la Memoria -Almagro: "Memoria colectiva entre arena y cemento"

Viernes 13 de mayo de 2011.

En enero de 2006 tres miembros de la entonces casi extenuada Asamblea de Mario Bravo y Córdoba, acompañamos a exiliados en Grenoble (Francia) cuando acercaron a la reunión en la Asamblea de San Telmo una donación para estampar los pasos de los secuestrados o asesinados por el terrorismo de Estado, antes o durante la última dictadura cívico-militar. Allí recibimos un listado de 60 nombres y nos conectamos con otros barrios. Al descubrir que en Liniers escribieron las historias de vida de sus desaparecidos a partir de recuerdos de vecinos, decidimos imitarlos ¡Serio error! Después de infructuoso andar comprobamos que las experiencias deben transmitirse, no copiarse.

Ocurre que en Liniers la gente habita mucho tiempo la misma casa, mientras, en Almagro, una sola familia vivía en el departamento donde secuestraron a sus hijos. Apelamos entonces a la bibliografía disponible. Así, descubrimos una experiencia capitalizable. Aunque el término ‘capitalizar’ no es feliz no encontramos otro más apropiado para expresar una posición ética respecto de la memoria. Ella podría resumirse así: Aprópiense pibes del pasado y recíclenlo como les dé la gana, lo mejor que puedan…” Dotados del patrimonio simbólico consistente en una posición ética que no sacraliza ni dilapida la memoria, nos dedicamos a verificar los datos de los listados. Con sorpresa registramos que escaseaban y no eran correctos.

Tras un año y medio de investigación hormiga, el listado de Almagro duplicó al original. En ese entonces, habíamos empezado a reunirnos en la Casona Cultural de Humahuaca donde, además de disfrutar de la generosa hospitalidad de Guillermo y su gente, se acercaron los vecinos de la Asamblea de Córdoba y Anchorena. A ellos les entregamos un listado similar que fue casi triplicado después de someterlo a nuestra investigación. Más allá del incremento cuantitativo, mejoramos los datos de modo cualitativo y descubrimos que el enunciado freudiano: recordar para no repetir no alude a una memoria mecánica (tipo: Funes el Memorioso) sino a la socialización del recuerdo mediante actos creativos. O sea, la memoria no conjura la repetición. Para impedirla necesita resignificar el recuerdo.

En palabras de Vázquez: aprópiense del pasado y recíclenlo… Al poner las baldosas nos sorprendió gratamente encontrar jóvenes que tomaban la posta: ponían la memoria de quienes precedieron sus pasos por la escuela al servicio de pensar problemas actuales ¡Qué los hay! Cada acto aportó nuevos datos. Ellos nos permitieron labrar las historias de vida junto a vecinos, familiares, amigos y compañeros. Se revirtió así el fracaso inicial originado por el contraste entre la rotación inmobiliaria de Almagro y la permanencia habitacional de las familias de Liniers...”

Portafolio

baldosas

Firmas: 0

Foro

Fecha Nombre Mensaje